Inicio » Finalizó II Convención de Comercio, Cuba 2019
Finalizó II Convención de Comercio, Cuba 2019

El comercio electrónico en la sociedad cubana y la modernización de la actividad comercial, constituyeron temas atractivos de la 2° Convención de Comercio, Cuba 2019, que concluyó este viernes en el Palacio de Convenciones de La Habana, con la asistencia de más de 600 delegados y el acompañamiento de representantes de 8 naciones amigas.

En las palabras finales, el Máster en Ciencias (MsC) Armando Rivera Nogadera, Viceministro Primero del Ministerio de Comercio Interior, aseguró que durante cinco jornadas, científicos, profesionales, artistas y ejecutivos del sector fusionaron su conocimiento para debatir acerca de los retos de la actividad comercial en Cuba.

Propuso consolidar este evento y para la próxima edición exponer resultados fehacientes de una mejor calidad en la comercialización y en la esfera de los servicios, tal como lo espera el pueblo cubano, porque el actual evento sirvió para nutrirse experiencias y de buenas prácticas ejecutadas por instituciones cubanas y extranjeras.

En la relatoría, la Ms.C. María del Carmen Martínez Vázquez, Directora General del Centro de Gestión del Conocimiento del Ministerio de Comercio Interior, mencionó que en las 118 ponencias debatidas versaron acerca de: Los procedimientos y talleres especializados para garantizar las condiciones de trabajo en los servicios de belleza; tatuajes y uso responsable; diseño de cremas cosméticas para bebés; aceites y acciones de luz y otros productos cosméticos; gestión de la calidad en la prestación de los servicios y la determinación de la satisfacción y motivación laboral del personal que labora en las áreas de elaboración y venta de alimentos, bebidas y otros.

También examinaron la inocuidad de los alimentos; las herramientas para lograr la gestión con calidad aplicable en entidades no estatales cubanas; la revitalización de la metrología en la red minorista de comercio; las cadenas de frío y de suministros; la innovación tecnológica en medios y equipos; la gestión de los inventarios y diseño de sistemas de embalaje; y otras temáticas afines.
Entre los eventos colaterales estuvo una Feria expositiva en la cual se mostraron los diferentes actores de la comercialización en el país con una representación de las empresas mayoristas, los diferentes tipos de establecimientos de la red minorista y los nuevos modelos de gestión. También se expuso contenido en unos 50 stands.

Además, se realizaron diversas actividades como: demostraciones de arte culinario, acciones promocionales, presentaciones y degustaciones de productos nacionales y extranjeros, con un lugar destacado para las pasarelas con exhibiciones de vestuario, ornamentación, maquillaje y peinados.

Martínez Vázquez añadió que los participantes coincidieron en la necesidad de continuar trabajando en lo trazado por un comercio sustentable, lo cual se encamina hacia mantener la reflexión sistemática con la Academia, compartir experiencias sobre los temas debatidos y otros que surjan como resultado del avance científico y tecnológico, que contribuyan a propiciar el intercambio armónico de bienes, servicios y conocimientos para el desarrollo actualizado del Comercio Interior y su modernización.

Jornadas provechosas para el comercio

Con la participación de unos 500 delegados de entidades comercializadoras y empresas productivas tanto estatales como del sector no estatal, las comisiones de trabajo abordaron temas referentes a la integración y desarrollo de la actividad comercial.

También estuvieron presentes representantes de 8 naciones amigas que presenciaron un centenar de ponencias, conferencias magistrales, paneles, mesas redondas y presentaciones orales.

Entre los asuntos abordados llamó la atención el taller sobre modelos de gestión no estatal en el comercio, en el cual varios ponentes expusieron resultados y propuestas tendentes a mejorar el servicio a la población además de la gestión de las entidades de comercio y gastronomía incorporadas a cooperativas no agropecuarias (CNA).

Para ello deben conjugarse varios factores, y se calificó como fundamental la capacitación, a partir de un estudio realizado por especialistas del Ministerio de Comercio Interior (Mincin), con los presidentes y socios de las cooperativas de los servicios gastronómicos ubicados en el centro histórico de La Habana Vieja.

El trabajo se sustentó en indicadores como calidad, eficiencia y sostenibilidad que les permitan insertarse, por ejemplo, en los programas de desarrollo local.

Igualmente hubo una ponencia que abogó por la factibilidad de aplicar en la capital cubana la experiencia de las CNA en los talleres que prestan servicios de reparación de equipos y útiles del hogar.

La gestión del conocimiento en el comercio, las TIC en función del desarrollo de este, la comercialización mayorista y el perfeccionamiento de las cadenas de suministros, los estudios de mercados, la comunicación y el marketing, así como el avance de la gastronomía y el arte culinario han estado entre las principales temáticas tratadas en la Convención.

Igualmente resaltan, y así fueron respaldados con notable asistencia en las salas, los temas de la cosmetología, y dentro de ella, las nuevas tendencias; también el servicio al cliente, la protección al consumidor y la aplicación práctica de los sistemas de gestión de calidad, medio ambiente e inocuidad.

Todos esos asuntos fueron abarcados en cuatro simposios, igual cifra de talleres y un coloquio sobre mercadotecnia, comunicación e imagen, respaldados por una muestra donde los expositores nacionales y extranjeros mostraron sus productos y servicios.

De ahí la pluralidad de público, expresada en representantes de entidades comercializadoras y empresas productivas y de servicios, tanto estatales como del sector no estatal; instituciones y organizaciones locales y foráneas, universidades, centros de estudios e institutos científicos y tecnológicos.

Este evento múltiple se ha realizado en medio de una convocatoria a desarrollar el comercio interior y multiplicar las buenas prácticas, tal como destacó Betsy Díaz, titular del Mincin, en la jornada de inauguración, la cual contó con una conferencia magistral de Homero Acosta, secretario del Consejo de Estado.

El funcionario recordó que el comercio se reconoce como un derecho en la Constitución de la República y enfatizó en las maneras en que el comercio interior es afectado por el bloqueo económico, financiero y comercial impuesto a Cuba por Estados Unidos.

En ese sentido mencionó que obstruye el acceso a los productos, incide en el incremento de sus precios y en la demora en su arribo al país, con la consiguiente ruptura de cadenas productivas o de comercialización.

Vale señalar que, según divulgó en su momento la ACN, entre las novedades presentadas durante la convención, estuvo una nueva aplicación informática (APK) para móvil con un mapa incorporado, mediante la cual el cliente podrá ubicar los comercios de la Cadena de Tiendas Caribe desde un teléfono celular con sistema operativo Android.

Entrará en vigor desde la próxima semana y permitirá además conocer acerca de los principales productos en venta, así como también otros datos como la dirección de talleres de garantías y posgarantía, la localización de oficinas de la Western Union, burós de información y el acceso a tiendas virtuales.

Sobre Proteccion al Consumidor

En la segunda Convención de Comercio, Cuba 2019, tambien se debatió sobre lo hecho para fortalecer la protección al consumidor, así como a analizar las mejores prácticas y los nuevos desafíos que en este ámbito plantea el comercio electrónico.

Luego de casi un año de puesta en vigor la Resolución No. 54 del Ministerio del Comercio Interior (Mincin), referida a la protección al consumidor, aún no se obtienen los resultados previstos, pues el trabajo continúa enfocado en dar respuesta a las quejas de los clientes y no en evitar las insatisfacciones. Yalina Garbey Rivera, al frente de la Dirección de Protección al Consumidor del Mincin, explicó que durante 2019 se ha puesto particular interés en la fiscalización de la normativa, ejercicio llevado a cabo ya en ocho provincias.

Comentó que la ausencia de un sistema de trabajo para hacer sostenible la protección al consumidor y la carencia de mecanismos de compensación al cliente, en correspondencia con el perjuicio recibido, figuran entre las principales irregularidades detectadas.

De ahí que el mayor énfasis estribe, a su juicio, en la creación de condiciones para la prestación de los servicios; en la organización e información en las tiendas; y en la ampliación de las ofertas gastronómicas, así como en la higiene, presencia de los locales y manipulación de los alimentos.

Sobre el comercio electrónico, aún distante de las prestaciones que necesitamos, enfatizó en la necesidad de que los clientes conozcan sus derechos, así como las ventajas de estos servicios.

No obstante, hay que seguir profundizando en que por estas vías no se difunda información engañosa, que los consumidores puedan acceder a los datos mínimos de los productos, y que estén claros los mecanismos para tramitar cualquier reclamación.

Sin menoscabar el control, hay que hacer más expeditos determinados trámites; hay que orientar a los clientes en el consumo para que puedan hacer una valoración objetiva de lo que adquieren; hay que recuperar la confianza y credibilidad en el comercio, trascendió.

Con información de Granma

Total votes: 0