Asegura Suchel producción estable de artículos de aseo personal
Foto tomada datacimex

En los últimos meses del año 2019 y principios del 2020 en la red de tiendas minoristas de Ministerio de Comercio Interior se evidencia desabastecimiento de los principales productos de aseo personal. Tal situación trajo consigo incertidumbre para toda la población que no entiende lo que realmente sucede. Se incrementaron las colas y, como siempre, el intento de acaparamiento por personas inescrupulosas. Sin embargo, la situación es bien compleja y tiene sus orígenes, en la embestida feroz del gobierno norteamericano por destruir la Revolución y su pueblo.

Al visitar la Empresa Suchel, encargada de producir esta gama de productos de gran demanda para nuestra población, pudimos dar respuesta a un grupo de interrogantes que sin dudas esclarecerán qué ocurrió en los últimos meses del año y que sin dudas repercutió en el inicio del presente.

En un primer contactó dialogué con la especialista principal de ventas e inteligencia comercial, Isabel Cristina Valdespino, quien gentilmente accedió a brindar la información sobre las afectaciones ocurridas, desde el proceso de importación de las materias primas que necesita la industria para cumplir sus planes.

El plan previsto en el 2019 para la producción de jabón de tocador y de lavar ascendía a 21 mil toneladas que por la tensa situación financiera se vio afectado por atrasos en los pagos de cartas de crédito vencido; así inició Valdespino la entrevista, sin tapujos y llamando cada cosa por su nombre.

Luego comentó que en el mes de junio debían entrar mil 500 toneladas de una materia prima llamada aceite de palma, esencial para el proceso productivo, de un proveedor italiano el cual garantizaría 2 mil 100 toneladas de viruta para jabón en los meses de junio y julio.

A raíz del recrudecimiento del bloqueo no se permitió la entrada de ese barco cuyo producto venía a granel y por tanto no llegó la materia prima a tiempo. Esto provocó el incumplimiento de los niveles de producción previsto.

Según refiere en su relatoría, la empresa tuvo que diseñar una estrategia para lograr entrar al país el aceite de palma en otro tipo de envase, lo cual encareció la operación comercial. Recalcó que esto no afectaría para nada el precio de los productos en la red de tiendas del MINCIN, algo que hemos podido constatar porque aunque las colas persisten el precio continúa siendo el mismo.

En el primer trimestre del año hemos logrado producir, pero aun los niveles son bajos debido a problemas asociados con la importación de materias primas.

Y con gran seguridad y optimismo me comento para alegría de los cubanos:

En el mes de abril se prevé cierta estabilidad en el suministro de la materia prima fundamental y por consiguiente lograr la producción planificada.

También me explicó que otra de las limitantes que hoy nos golpean es que esos barcos con contenedores si tocan puerto de Estados Unidos no podrán venir a Cuba en un largo periodo de tiempo, “tenemos que tener siempre la percepción de riesgo a la hora de fijar los términos de la contratación”.

Aunque la explicación resultó certera, aún me quedaban algunas interrogantes vinculadas con la producción y me asaltó la preocupación de cómo habían asumido los trabajadores de la empresa estos contratiempos, pensé en sus familias y en las horas en que estos hombres y mujeres dedican al trabajo. Entonces decidí pactar un segundo encuentro, esta vez con la directora de producción y ventas, Luz Elena Ronda Joa quien amablemente accedió a la entrevista.

Lo primero que me expresó fue que los planes trimestrales se van a cumplir. Hay un financiamiento otorgado para garantizar la producción de los próximos meses y ante la pregunta de si va a ver estabilidad en la producción, su respuesta fue precisa “Sí”, aunque Lucy, como le llaman todos en la empresa, resaltó algo que a mi juicio es importante que las personas conozcan y reflexionen, “de un día para otro no se van a ver los mercados llenos. Todos los días se produce y se vende y poco a poco se irá llenando el mercado”.

Compartió algunos datos numéricos que reflejan la producción mensual de la empresa en su estado ideal: mil 200 toneladas de jabón de lavar, 2 mil de tocador, 270 de crema dental, así como 800 de detergente líquido.

Cuando mis dudas fueron esclarecidas retomé una idea importante. Qué pasó con los trabajadores en los tiempos de parada la industria. Y aunque la respuesta no me sorprendió me alegró saber que la Revolución no deja desamparado a ninguno de sus hijos.

Todos los trabajadores participaron en producciones alternativas y otras labores en las mismas UEB productoras.

El dialogo concluyó con un mensaje optimista y de respeto, “continuaremos produciendo para cumplir los planes y satisfacer a nuestra población”, además de una invitación para visitar las plantas en los meses venideros y corroborar si en la cotidianidad se cumplió con lo planificado.

Tomado de Radio Rebelde

Tipo de Noticia: